Temáticas

Habitabilidad básica

Avanzar hacia la habitabilidad básica, supone satisfacer de manera saludable las urgencias del vivir humano. Buscamos acompañar a pobladores organizados que habitan en condiciones de vulnerabilidad hacia asentamientos humanos sustentables que garanticen su integración social.
Apostamos por la vivienda flexible y progresiva que surge espontáneamente en contextos de precariedad, donde la cultura de solidariad y la organización vecinal se convierten en herramientas fundamentales de supervivivencia.

En este proceso no podemos descuidar los equilibrios ecológicos que aseguren la resilencia de nuestros asentamientos humanos. Por ello, promovemos un desarrollo sustentable y participativo desde una comprensión endógena de las problemáticas, desde la proximidad en la producción y consumo de los bienes y servicios, desde el arraigo a los territorios y la autogeneración de recursos energéticos y de espacios habitables.

Espacios compartidos

El espacio público tiene dimensiones físicas, sociales, culturales y políticas. Es un lugar de relación y de identificación, de expresión comunitaria y de contacto entre la gente. Configura el ámbito para el despliegue de la imaginación y la creatividad, el lugar de la fiesta, del juego, donde se recupera la comunicación de todos con todos. Es un lugar para el encuentro social donde se satisfacen necesidades colectivas que trascienden los límites de los intereses individuales. Creemos en modos inclusivos de imaginar, crear, fabricar, ocupar y vivir una ciudad, un barrio, una comunidad.

El espacio público lo hacemos quienes lo habitamos. Es fundamental apropiarse del entorno y construir lazos de confianza y solidaridad que estimulen la vida en colectividad. Promovemos procesos participativos locales que involucren a la diversidad de grupos que habitan un territorio común para potenciar la capacidad de organización y formulación de nuevas iniciativas que repercutan en la superación de la pobreza y la exclusión social.

Temáticas transversales

Ecología
La explotación desmedida de los recursos naturales está comprometiendo el equilibrio ecológico del Planeta. Desarrollar maneras de convivir más armónicas y respetuosas con nuestro entorno natural es un desafío que debe integrarse en todos los quehaceres humanos.

Género
La persistente subordinación de la mujer frente al hombre debido a la tradicional cultura patriarcal se traduce, especialmente en contextos precarios, en una “feminización de la pobreza”.
Empoderar a las mujeres, realzar su rol en las relaciones intra-familiares y mejorar su autoestima es uno de los elementos importantes que guían cualquiera de nuestros proyectos.